Inicio Publicidad PRODUCTOS CLASICOS QUE TODAVIA EXISTEN ( Y USAS) – SEGUNDA PARTE –

PRODUCTOS CLASICOS QUE TODAVIA EXISTEN ( Y USAS) – SEGUNDA PARTE –

14 minuto leer
0
2
1,285

Hace un par de semanas reseñe 5 productos clásicos que probablemente todavía usas: la navaja de barbero, la libreta Moleskine, el encendedor Zippo, la loción Old Spice y las plumas Bic.

En esta ocasión vamos con la segunda parte de la lista. Son cinco artículos más que han sobrevivido la prueba del tiempo y de generación en generación se ha heredado el hábito de disfrutarlo,  ya sea por su versatilidad o por esa relación calidad-precio- simplicidad aunando a la nostalgia que nos mantiene fieles a estas marcas.

Ya sin mas preambulo, va la lista

6) El jabón ZOTE

Si bien es cierto que su uso principal es para lavar ropa delicada, yo me acuerdo que lo usaba como jabón de baño sin ningún problema antes que existieran jabones hipo-alergénicos, sin aroma, libres de X,Y y Z.

En mi casa desde niño me bañaba con JABON-ZOTE, para quedar “bien limpio y oliendo rico”.

Poco a poco la sabiduría popular ha descubierto varios usos extraordinarios, por ejemplo:

– Para bañar a los perros: elimina el mal olor por mas tiempo y cuida su pelaje.

– Tratamiento del  cutis graso: cuenta con propiedades antisépticas y antibacterianas por lo que ayuda a reducir el acné.

– Cabello grasoso: auxiliar en el tratamiento de la caspa e incluso se dice que estimula el crecimiento capilar.

– Elimina el moho: la receta es simple, mezclar ZOTE con una cucharada de cloro en dos litros de agua. Con la ayuda de un cepillo, limpias la pared y ves como las manchas desaparecen.

– Tapar fugas:  ¡Esta no se la sabía ni McGyver! La mezcla de Zote con sal te da una pasta que te puede ayudar a tapar una fuga temporalmente en lo que consigues a un «maistro».

– Eliminar el olor de humedad en los cajones: solamente pon una pedazo de ZOTE  y listo.

– Auxiliar en el cuidado de las plantas: cuando estas tienen mucho polvo en sus hojas, podemos recuperar su color sin dañarlas, con una solución de un trozo pequeño de Zote en 2 litros de agua. Con la ayuda de un trapito se frota con cuidado las hojas y así recuperan su color natural.

 

7) LEGO

Alguna vez estaba en una juguetería y me tope con esta belleza:  una caja de Lego Classic con más de 790 piezas. Me sentí medio culpable cuando llegue a la caja registradora: “¿es para sus hijos?”…”esteee, ajá, sí, claro”.

En algunos momentos del día cuando me siento fastidiado, cansado de la rutina del trabajo, agarro al azar algunas piezas y construyo una nave espacial, un robot, o alguna cosa rara que solo existe en mi imaginación.

Es indudable que tiene muchos beneficios para los niños: estimular su motricidad y aprendiza, hacerlos mas sociables, fomentar la creatividad, concentración y tranquilidad; pero la maravilla es que el beneficio no solamente es para los niños; en los adultos nos ayuda a relajarnos –  algo así como hacer “mindfulness” en movimiento- Y si trabajan en el área de Recursos Humanos seguramente también han escuchado de la metodología “Lego Serious Play”, para fomentar el trabajo en equipo y la resolución de problemas.

En años recientes, Lego armó una estrategia de marketing muy inteligente, enfocada a la generación X, con sets relacionados a la serie de TV Friends, StarWars, Marvel y recreación de ciudades como NY, Las Vegas, Tokio, la Muralla China y muchas mas. Ya con eso nos atrapó, no se diga mas.

Así que la próxima vez que pasen por una juguetería, dense chance de ser niños otra vez, y comprende la caja de Legos mas grande que encuentren. ¡No se arrepentirán! 

8) Navaja Suiza Victorinox 

Uno de los recuerdos que tengo grabado como con fuego en mi mente, es mi padre sacando su navaja suiza Victorinox para alguna talacha sencilla. ¿Pelar un cable? No hay problema. ¿Abrir una botella de vino? Ok, va… ¿Atornillar un mueble? Ahorita mismo.

Es por eso que cuando falleció mi padre, quise esa navaja pero tristemente «alguien la perdió»;  siempre me quedó la inquietud de que algún día tenía que comprar la mía.

No les voy a decir las mil y un cosas que pueden hacer con una Victorinox, basta decir que con los años de uso rudo tienes que aprender a cuidarla para que no pierda filo y prevenir su deterioro. Te vuelves fan de la marca y procuras siempre tener la tuya a la mano, como si el espíritu de McGyver estuviera dentro de ti.

Si en algún momento tienen duda de que regalarle a un amigo, les sugiero una Navaja Suiza estándar, de las que puedes cargar en la mochila sin tanto problema. Discreta, elegante, y siempre útil.

Nota. En la foto pueden ver el modelo CAMPER que yo uso… Creo que tiene justo lo necesario.

9) Levis 501

Mis primeros Levis fueron de la fayuca: “100% originales”, según mi dealer de productos gringos. En Acapulco un vecino iba y venía de EUA con cierta regularidad y traía en su maleta muchos productos que a nosotros se nos hacían de lo más sofisticado: perfumes, electrónica, juguetes y claro, ropa.

Tuve la fortuna de que de los pocos pantalones Levis que traía uno me quedó perfecto: los famosos 501, de botones en la cremallera y corte recto. La magia de esos pantalones es que duran, y duran y duran como el Conejito de Energizer. Si los cuidas, puedes usarlos al menos una semana antes que los tengas que lavar; y entre más desgastados se vean, te ves, según algunos, “más cool”… El azul es el clásico, pero el negro también es uno de mis colores favoritos. ¿Cuándo se compraron sus primeros Levis? ¿Se acuerdan?

10) Cafetera Moquita ( Bialetti).  

Hace algunos años descubrí esta cafetera italiana, inventada por 1933 por Alfonso Bialetti. Igual que las cafeteas espresso más caras, aquí obtienes tu café cuando pasa agua hervida a una alta presión, sobre un filtro de metal donde está el café molido. Hay de diferentes tamaños, pero todas están fabricadas en un aluminio fuerte con asas de baquelita (un plástico muy resistente al calor).

Si quieres un “café americano” muy fuerte, de gran calidad, sin invertir mucho dinero y de forma simple, esta es la mejor opción. La consistencia es diferente al “espresso de máquina”, aunque el tipo de café y el molido obviamente tienen mucho que ver. Una “moquita” apenas alcanza unos dos bares de presión, mientras que las máquinas de café espresso llegan de 9 a 12 bares, dando así un perfil diferente a las bebidas,  mucho más cremoso.

Si quieren empezar a explorar el mundo del café Gourmet con poco presupuesto, este método artesanal es uno de mis favoritos, como la French Press. Solo les recomiendo que no escatimen y compren una Bialetti original GRANDE, para que no sufran cuando tengan muchos invitados en casa que quieran un café.

Así pues amigos, con esta segunda entrega termino esta primera lista de 10 artículos clásicos, que todavía existen, y que si no has comprado, te los recomiendo ampliamente.

Aquí procure hacer un balance entre la nostalgia, calidad y uso intemporal. Si vuelves a abrir este artículo dentro de unos 50 años, estoy seguro que seguirás usando Levis 501, mientras tomas un delicioso espresso italiano preparado en tu moquita, escribiendo tus memorias en una Moleskine, usando una pluma Bic negra, punto mediano…¿O no? – Ya me los imagino así.

Les pido por favor me compartan sus productos favoritos y de ser posible una breve reflexión de porqué les siguen gustando. Me gustaría mucho escribir al respecto. Quedo al pendiente, ¡los leo!.

Cargue Artículos Más Relacionados
  • Como sobrevivir la Navidad en la ciudad de México

    DECÁLOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO

    DECALOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO A lo largo de varias décadas vi…
  • El café en las mañanas

    Todas las mañanas me despierto a las 6.45 a.m., sin excusa ni pretexto. A veces el despert…
  • CLONACION

    OPUS MAGNUM

    Esperé tanto tiempo, pero jamás se cumplieron mis anhelos. Año tras año pensé: “ahora sí, …
Cargue Más Por David Rivera
Cargue Más En Publicidad
Comentarios cerrados

Mira además

DECÁLOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO

DECALOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO A lo largo de varias décadas vi…