Inicio Creatividad SUEÑO QUE VIVO

SUEÑO QUE VIVO

6 minuto leer
Comentarios desactivados en SUEÑO QUE VIVO
0
452

SUEÑO QUE VIVO

(una relato corto, ficción, en recuerdo de mi padre).

El 2 de agosto del 2043 mi padre falleció por las consecuencias de su tercer derrame cerebral. Don Luis siempre fue un tipo fuerte, que en todo momento luchó por salir adelante. Con medicina, fisioterapia y el apoyo de todos mis hermanos, le echamos porras para sacarlo de la cama, pero el destino lo alcanzó un maldito domingo por la madrugada.

Fue devastador para todos nosotros pensar que ya no íbamos a poder platicar con él, pedirle consejo, escuchar sus historias, recibir sus regaños cuando la regábamos en la vida cotidiana.

Mi buen amigo Ricardo Marcelín tuvo una idea: “que tal si utilizamos este algoritmo, que llevo años desarrollando con mis estudiantes de ingeniería en la UAM, y recreamos a don Luis virtualmente”. ¿Cómo? – “No es que sea muy sencillo, pero voy a necesitar que toda la familia y amigos que convivieron con tu él se conecten a la plataforma Memorex  y le den permiso al sistema de leer la comunicación digital entre ellos”. 

El principio es muy “sencillo” y a la vez complicado, me explicó Ricardo; con base en toda la información que la Inteligencia Artificial pueda recuperar del ciberespacio, podemos recrea su personalidad hasta cierto punto. “Qué te parece?”. ¡Pues manos a la obra, Master!

Pasaron varios meses para empezar a ver resultados. En la última etapa de desarrollo, todos aquellos que éramos neurocompatibles con la Inteligencia Artificial, nos colocábamos una como “araña” en la cabeza que nos permitía platicar con don Luis durante el sueño.

Al principio era como un niño pequeño, teníamos que jugar y platicar de nuestros recuerdos con él para que fuera madurando el avatar, hasta que meses después, una buena noche me dijo,… “¿Eres tú, David?”… “Sí, padre, ¿cómo has estado?”

Ese fue mi vicio, dormir para platicar con mi padre todas las noches. Dejé  de desvelarme, corté mi vida social, incluso eliminé el café (lo cual es de por si ya mucha cosa), para garantizar el mejor sueño REM posible,  y tener así una conexión óptima a MEMOREX.

“Padre, ¿por qué nunca me dejaste aprender piano?”. “Me preocupaba tu futuro y había poco dinero en casa David, pensamos que te serviría mejor aprender inglés”. “¿Por qué si sabías que te hacía  daño el pinche cigarro  nunca lo dejaste?”. “Pues ya ves hijo, así son los vicios. Uno no puede dejarlos nomás de repente, me faltó fuerza de voluntad”.

Noche tras noche le pedía consejos y él me regalaba su sabiduría con frases cortas y una sonrisa. Creo que fueron los mejores meses de mi vida: acumulé mas recuerdos esas noches que los de toda una infancia, hasta que se descompuso esa chin·%·$”% de Memorex.

“Dr. Marcelín, ¿no hay manera de volver a platicar con David en la noche?”. 

“Lo siento mucho don Luis, se nos acabaron los fondos en la UAM para darle mantenimiento a Memorex. 

Desde que este régimen de la Nueva Transformación llegó al poder, la investigación y desarrollo de tecnología no es prioridad para ganar votos”. 

Doña Martha abraza a su marido que está llorando. En una habitación fría de un hospital universitario, David sigue en un coma indefinido de muchos años, sin esperanza de regresar al mundo de los vivos. Su única oportunidad de estar en contacto con la familia nuevamente está suspendida de forma indefinida por las prioridades de los políticos mexicanos en temporada electoral.

Y así pues, Don Luis y David quedaron nuevamente en silencio, con muchas preguntas pendientes de respuesta.

  • El café en las mañanas

    Todas las mañanas me despierto a las 6.45 a.m., sin excusa ni pretexto. A veces el despert…
  • CLONACION

    OPUS MAGNUM

    Esperé tanto tiempo, pero jamás se cumplieron mis anhelos. Año tras año pensé: “ahora sí, …
  • TEPITO 2133 (una historia sci-fi corta)

    Barrio de Tepito, año 2133, se escucha a la distancia la misma cancioncita monótona de sie…
Cargue Artículos Más Relacionados
  • Como sobrevivir la Navidad en la ciudad de México

    DECÁLOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO

    DECALOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO A lo largo de varias décadas vi…
  • El café en las mañanas

    Todas las mañanas me despierto a las 6.45 a.m., sin excusa ni pretexto. A veces el despert…
  • CLONACION

    OPUS MAGNUM

    Esperé tanto tiempo, pero jamás se cumplieron mis anhelos. Año tras año pensé: “ahora sí, …
Cargue Más Por David Rivera
  • El café en las mañanas

    Todas las mañanas me despierto a las 6.45 a.m., sin excusa ni pretexto. A veces el despert…
  • CLONACION

    OPUS MAGNUM

    Esperé tanto tiempo, pero jamás se cumplieron mis anhelos. Año tras año pensé: “ahora sí, …
  • TEPITO 2133 (una historia sci-fi corta)

    Barrio de Tepito, año 2133, se escucha a la distancia la misma cancioncita monótona de sie…
Cargue Más En Creatividad
Comentarios cerrados

Mira además

DECÁLOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO

DECALOGO PARA SOBREVIVIR LA NAVIDAD EN LA CIUDAD DE MEXICO A lo largo de varias décadas vi…